“Monstruo mío, amor mío,
donde quiera que estés,
con quien quiera que yazcas,
abre por un instante los ojos
en mi nombre”

Enrique Lihn.

Advertisements